¿Campamentos de verano?

campamentos de verano 2014

Con el comienzo de la primavera, muchos padres empiezan a plantearse qué van a hacer con sus hijos en el largo verano que se aproxima. Por desgracia, nuestras vacaciones no son tan largas como las de ellos, y aunque lo fueran, tampoco sería conveniente que estuviesen tanto tiempo bajo nuestra atenta mirada.

En los últimos años, ha aumentado de manera espectacular la demanda de campamentos de verano. Hasta tal punto, que son pocos los padre que a día de hoy, se plantean si enviar o no a su hijo a un campamento, el problema hoy en día es a cual enviarlo debido al enorme abanico de ofertas de campamentos de verano con todo tipo de actividades.

A la hora de elegir el más adecuado tendremos en cuenta muchos factores: las preferencias del niño, su edad, presupuesto, duración de la estancia, distancia a nuestro domicilio…

Podremos optar por un campamento urbano si los niños son todavía pequeños y queremos mantenerlos entretenidos mientras trabajamos u optar por varios días de estancia en un campamento lejos de casa (incluso en el extranjero).

 

Modalidades:

  • Campamentos de verano urbanos en la misma localidad:

Suelen depender de los ayuntamientos, colegios, zoológicos o academias privadas. La mayoría ofrece servicio de desayuno y comedor y el horario suele ser de 8:00 a 16:00.

Ventajas: Más económicos, cercanía a los padres, actividades relacionadas con su entorno, conocen a nuevos chicos de la ciudad. Permiten compaginar el trabajo de los padres con el ocio de los pequeños.

Inconvenientes: Amistades limitadas al entorno, poco desarrollo de independencia, actividades repetitivas de un año a otro. Los niños (sobre todo los más mayores) suelen llegar a aburrirse y se negarán a repetir la experiencia.

 

  • Campamentos de verano urbanos en otra localidad:

Esta opción es más interesante, y mucho más si nos vamos al extranjero.

En localidades de otros países, también los padres tienen problemas para compaginar su vida laboral con las vacaciones de sus hijos por lo que también se organizan este tipo de campamentos de verano.

Mientras los padres disfrutan tranquilamente de las visitas culturales programadas, poco interesantes para los más pequeños, los niños participan en actividades más apropiadas para su edad con otros niños de la ciudad.

Ventajas: Los niños conocen otras culturas, otro idioma y otra forma de relacionarse.

Inconvenientes: Los padres deben tener tiempo y dinero para trasladarse a otra localidad.

 

  • Campamentos de verano en una localidad cercana (con pernocta)

Adecuados para las primeras acampadas del niño.

Ventajas: Ante cualquier imprevisto los padres pueden acercarse al campamento, el niño pasa por la experiencia de pernoctar sin sus padres. Se enfrenta a nuevas situaciones como relacionarse con otros adultos y niños sin la presencia muy cercana de los progenitores.

Inconvenientes: Pobre variedad cultural, el entorno es el mismo.

 

  •  Campamentos de verano en una localidad dentro del mismo país o en otro país:

Opción mucho más interesante. Inmersión total, cultural y lingüística.

Los campamentos de verano siguen basándose en dos aspectos fundamentales: el desarrollo de la autonomía del niño y una estrecha relación con la naturaleza y la actividad física.

Permiten a los jóvenes lograr un desarrollo íntegro de su persona, realizan una continua actividad física y creativa, relacionándose con otros compañeros ajenos a su entorno habitual y lejos del protector ambiente familiar.

Las actividades del campamento y la vida en grupo en un entorno natural son las herramientas necesarias para un desarrollo sano de la personalidad de nuestros hijos. En él tienen tiempo para hablar, escuchar, descansar y reflexionar.

Aprenden a trabajar en grupo, a tomar decisiones, a asumir responsabilidades, a desarrollar habilidades desconocidas hasta entonces.

Aprenden a ser independientes y auto-suficientes con lo que ganarán gran confianza en sí mismos.

La experiencia de un campamento de verano es muy recomendada por los profesionales del desarrollo infantil como una valiosa forma de ayudar a los niños a madurar social, emocional, intelectual, moral y físicamente.

La estancia en un campamento puede cambiar la forma de pensar , hablar y comportarse del niño asentando unas bases sólidas sobre las que construir una personalidad segura de sí misma.

Ayudan al niños a adquirir autoestima y madurez a través de una variedad de actividades que se adaptan para satisfacer los gustos de los campistas.

El niño vuelve a casa con habilidades nuevas y mejoradas en diversos campos: informática, artes, deportes, expresión creativa, y más.

De regreso a casa el niño habrá experimenta un gran avance en los niveles de madurez, disciplina, confianza y autoestima. Imprescindible par alcanzar el éxito personal y social en el futuro.

Web de